Texto alternativo

Técnicas de pilotaje


"Aviso" Estas técnicas de pilotaje son meramente informativas. En la carretera conduce con precaución, respetando las normas y señales del tráfico, usando siempre casco y ropa adecuada de protección. No nos hacemos responsables de las consecuencias directas o indirectas del uso de estas técnicas de pilotaje.

Invertidos

Si puedes hacer ésto es que puedes sacar el máximo rendimiento a los frenos de tu moto. Practícalo en un lugar firme, vacío, sin distracciones y sin tráfico. Cuando estés practicando cualquier ejercicio de frenos, es mejor hacerlo en una carretera vacía, seca y limpia, conduce sobre 40kmh (aunque puedes hacerlo mas rápido), aprieta firme y progesivamente la maneta hasta que la suspensión delantera se comprima, sin soltar según se va aumentando la presión en la maneta la parte trasera se levanta. Ayúdate inclinando hacia delante con el peso de tu cuerpo. Si se puede, endure las suspensiones delanteras, tanto precarga, como compresión de hidraúlico.

No se te ocurra practicarlo cuando estés en plena curva, cuando la carretera esté en mal estado o haya mucho tráfico o en un paso de cebra y con el suelo mojado. Empieza poco a poco y no intentes hacer invertidos muy altos al principio.

Bloquear el freno trasero:

Si de verdad no te hacen falta los frenos es que eres un piloto muy bueno. Para empezar, te fuerza a que mires más lejos de la moto y anticiparte a la curva, cruce, tractor o lo que se aparezca de repente y hace que frenes a saco. También te hará pensar más sobre la velocidad que llevas antes de entrada en curva, lo cual te hace ir más rápido y seguro. Puede sucederte accidentalmente, cuando estés frenando fuerte y uses el freno trasero, sobretodo en mojado, si sabes como reacciona la moto, en caso de que suceda por casualidad tampoco te va a sorprender. Es también la acrobacia mas fácil de hacer en una moto de dos ruedas. Por eso ya lo hacías cuando ibas en tu scooter. Practícalo cuando estés conduciendo en línea recta sin que nadie esté detrás tuyo. No importa la velocidad pero si vas muy rápido gastarás más goma del neumático trasero. Puedes pisar fuerte una vez, o mantener el pedal hasta que se bloquea y oigas el chirrido típico. Es mas fácil si cargas al principio un poco del freno delantero ya que ésto dejará la rueda trasera con menos grip.

Caballitos:

Antes de empezar,recuerda que los caballitos en las carreteras españolas son totalmente ilegales por lo que, si os ve la benemérita seguramente os sancionarán por imprudencia temeraria, retirada de 1 a 3 meses de carnet y de 300€ a 600€ de multa. La sanción con el carnet por puntos es de 6 puntos.

  • Encontrar una carretera cortada al tráfico, plana y ancha, con buen asfalto seco y con una recta suficientemente larga para intentarlo varias veces.

  • Es importante tomarlo con mucha calma y practicar esta técnica varios días. Recordamos no practicar en vías públicas o carreteras abiertas al tráfico. Al principio no debe preocuparte la altura del caballito. Lleva el casco, el traje de cuero y la espaldera. El paquete es mejor que se quede mirando a una distancia prudencial para que no haya distracciones ni mayores percances. Eso sí, que esté preparado con una videocámara para grabar el pequeño desastre y ver luego los progresos que vas haciendo día a día. También no está de más que lleves un poco de betadine, unas vendas y algunas tiritas que te irán bien sobre todo para después de las caídas.

  • Bien ya tenemos todo, una carretera desierta o cortada al tráfico,la moto, el equipo completo, y ahora las ganas.

Hay 2 tipos de caballitos: A base de puño de gas y a base de embrague. El primero se puede hacer con casi todas las motos deportivas actuales a partir de más de 100CV en adelante y, en el segundo caso casi con cualquier moto excepto las Harleys. Éstas creo que no se levantan ni a tiros y, lo mismo ocurre con las Honda Goldwing de 350kg. También conviene antes que nada, que estés familiarizado con los mandos de la moto sobre todo dónde está el acelerador, el freno trasero y ver cómo reacciona la moto con su uso.

El caballito a base de puño de gas:

Este caballito es el más fácil y es recomendable empezar con éste en recta y en 1ª marcha. Rodaremos sobre 7000-9000rpm en una 600cc, 5000-6000rpm si se trata de una 900-1000, se corta el gas una milésima y después se abre de nuevo a fondo. El resultado; un susto de cojones. Si lo hacemos bien y desplazamos (esto es muy importante) el cuerpo y el culo un poco hacia atrás, la moto se levantará limpiamente hacia el cielo. ¡Ojo! en este momento no cortar el puño del gas bruscamente cuando la moto se levante porque el golpe al caer es fuerte. Ésto es lo que jode los rodamientos de la moto, entre otras cosas, mantenerlo abierto y ahora el equilibrio del cuerpo junto con el puño del gas es fundamental para mantener la moto a una rueda. Si no ha salido a la primera intentar buscar un rango mayor de rpm, y coloca el peso del cuerpo un poco más hacia atrás. Si vemos que nos pasamos de altura cortar gas suavemente o usar el freno trasero pero sin brusquedad para no bloquear la rueda trasera. En todo momento debes tener el pie derecho sobre la palanca del freno (es el único que te salva de una caída casi segura). Cuando la moto cae, no agarrar fuertemente el manillar. La dirección de la moto ha de volver sola a su posición original. Un buen amortiguador de dirección ayuda bastante a que la moto siga recta cuando la rueda delantera toque el suelo nuevamente.

El caballito a embrague:

Si ya tienes bien aprendido el caballito a puño de gas puedes pasar al siguiente. La ventaja de este caballito respecto al del puño de gas es que no se necesita una gran recta para hacer el caballito, y no se daña tanto el kit de arrastre. Nada más empezar a rodar con la moto puedes hacerlo. Básicamente, consiste en rodar a más bajas revoluciones en 1ª o en 2ª ya en marcha sobre 3000rpm-4000rpm, apretamos el embrague y revolucionamos hasta cerca del par motor sobre 10.000rpm en una 600 y de 7.000-8.000rpm en una mil donde el motor tiene potencia. Muy importante soltar con suavidad el embrague. La moto debería levantarse aunque en un primer momento lo hará de forma algo más brusca (recordar practicar siempre 1º con menos revoluciones). ¡Ojo!, no cortar el gas bruscamente cuando la rueda delantera se levante porque el golpe al caer la moto es fuerte, mantener abierto y, ahora, el equilibrio del cuerpo y el puño del gas es fundamental para mantener la moto a una rueda. Si vemos que nos pasamos de altura cortar gas suavemente, nunca de golpe, o usar el freno trasero pero sin brusquedad.

En la mayoría de los casos lleva tiempo hacer bien un caballito. Los mejores acróbatas llevan años practicando esta técnica de pilotaje para lograr un control completo haciendo caballitos de varios cientos de metros y aún, siendo verdaderos expertos en ello, no están exentos de caerse. Recordad que en el peor de los casos acabaréis con el embrague de la moto, se acorta la vida del kit de arrastre, gripando el motor de la moto, arañando los carenados o con los huesos por los suelos y, en el mejor de los casos (lleva tiempo y habilidad para mantenerse), conseguiréis cambiar de marchas, llegar hasta 3ª y aterrizar a más de 170km/h.

Técnica de contramanillar:

Si nunca usas esta técnica a propósito (ya lo usas de forma inconsciente pero no te das cuenta) te asombrarás de lo rápido que se inclina la moto en una curva y te preguntarás porqué narices no lo has usado antes. Si ya lo haces, inténtalo hacer aún más fuerte. El factor psicológico te lo impedirá al principio, pero no dejes que te asuste.

Puedes practicar primero en linea recta antes de utilizarlo en las curvas. Conduce recto y presiona la maneta derecha hacia delante. Hará que la moto se incline hacia la derecha. Lo mismo si lo haces en la maneta izquierda. La moto se inclinará hacia la izquierda. Una vez que estés a gusto, puedes hacerlo siempre antes de entrar en la curva, lo harás mucho mas rápido que antes. Pronto será una forma natural de tu conducción. Puedes ayudarte de las dos manos. Por ejemplo, en el caso de la curva a derecha presiona sobre la maneta derecha hacia adelante mientras tiras de la maneta izquierda hacia atrás. Recuerda que debes eliminar la presión sobre la maneta cuando ya estás inclinado en la curva o, de lo contrario, seguirás inclinándola hasta estar en posición horizontal. La técnica de contramanillar, básicamente, consiste en aplicar sobre la maneta del semimanillar más presión justo antes de empezar a tumbar la moto, independientemente del tipo de curva. La rueda delantera se inclinará ligeramente en sentido contrario de la curva (este efecto es imperceptible por el piloto salvo que hagas dirt-track o supermotard que es de donde proviene esta técnica), la moto se inclinará más y de forma más rápida que antes. Antes de empezar a tumbar en una curva de derechas presiona el semimanillar derecho hacia delante como si quisiéramos torcer el manillar en sentido contrario de la curva. Recuerda mantener la vista unos metros más lejos de la rueda delantera. Para no llevarnos un buen susto, lo mejor es practicar poco a poco, y no presionar como un burro el semimanillar. En seguida, veremos como la moto se inclina antes y cuanta más presión se ejerza sobre el semimanillar del sentido de la curva, más rápido se inclinará. Cuando parezca imposible que entres en la curva usa bien esta técnica y te podrá salvar de un apuro. Ten en cuenta que cuando ya estés en la curva hay que dejar de ejercer presión en la maneta, o acabarás en posición horizontal y con una parcelita. Recuerda que también puedes usar el contramanillar a la inversa a la salida de una curva. Es decir, si necesitas levantar la moto rápidamente para negociar otra curva enlazada ejerce presión en el semimanillar contrario. Si la curva era de derechas aprieta el semimanillar izquierdo. Ésto junto con el gas, ayudará a levantar la moto.

Descolgarse en moto:

Hay muchos motivos por los que descolgarse en moto, aparte de las posibilidades de salir bien en la foto. La principal razón es que al descolgarte mueves el peso de tu cuerpo hacia abajo y hacia el interior, con lo que se baja el centro de gravedad de la moto, de forma que se puede vencer mejor la fuerza centrífuga. Es decir, para tomar una curva a la misma velocidad no hace falta inclinar tanto la moto. De esta forma, se consigue tener más neumático o goma en contacto con el suelo y se puede abrir antes el gas. Algunas personas consideran que descolgarse no aporta ninguna ventaja a la conducción, por eso debes ser tú mismo el que juzge ésto.

La segunda razón es que los cambios de dirección son más rápidos por la resistencia que ofrece la pierna abierta. Tirando la moto de un lado hacia el otro en una serie de curvas o eses es mucho más fácil cuando se saca la rodilla justo antes de entrar en la curva. Es importante usar esta técnica como una herramienta, sacar la rodilla sólo cuando lo necesites y quitarla cuando no haga falta. Es importante hacer caso de este detalle sobre todo en motos de pequeña cilindrada.

La tercera razón tiene que ver con el ángulo de inclinación. El ángulo de inclinación es uno de los indicadores que se usa para saber lo rápido que puedes ir y cuánta tracción tienes disponible en las ruedas. Te indica el balance del ángulo, la dirección, la tracción y velocidad. Tu rodilla es un instrumento delicado y costoso. Debes saber a qué distancia se encuentra del asfalto. Usa la rodilla como un calibre. La rodilla te indica de forma exacta el ángulo de inclinación que llevas, si sacas la rodilla en el mismo punto cada vez. Para ello, tu cuerpo debe descolgarse de la misma forma sobre la moto. La posición del cuerpo puede variar de curva a curva, pero para cada curva en particular debería ser la misma. De esa forma, puedes saber (si en esa curva no has tocado) si puedes ir más rápido la próxima vez. La rodilla no tiene que tocar toda la curva. Puedes sacarla una y otra vez para captar tu ángulo de inclinación.

La cuarta razón es por la sensación de seguridad. Es extraño pero funciona. De alguna forma, al estar más cerca del asfalto, hace que las caídas parezcan menos peligrosas. Quizás es porque ya estás en contacto con el enemigo y sabes donde está. Una caída desde el asiento de la moto es una caída mucho más larga y esa distancia extra puede ser el resultado de un doloroso viaje con vueltas y botes sobre el asfalto. La mayoría de las caídas en las que sales deslizando no resultan tan peligrosas siempre que no haya botes o vueltas incluidos en ellas. Juzga por tí mismo si te resulta o no más seguro.


Quinta razón: Algunos pilotos se han salvado de una caída segura porque fueron capaces de mantener la moto en pie cuando empezó a deslizar. Es fácil de comprender ésto, si te das cuenta de la cantidad de peso que se le quita a la moto en el momento en el que la rodilla está en el suelo y presionando hacia arriba. A cualquier ritmo, esta táctica ha funcionado y no hay duda que funcionará siempre. Puedes usar la rodilla como un mecanismo de anti-deslizamiento o como ayuda en el derrapaje.

No conduzcas rígido cuando estés descolgándote. Mantente relajado y firme sobre la moto. Si te encuentras con una zona de asfalto bacheado o rizado no te sujetes fuertemente a los semimanillares porque el movimiento de la moto se transmitirá a través de tu cuerpo y tú al resto del conjunto de la moto. No uses los semimanillares para descolgarte. Ésto modifica la presión a la hora de tumbar la moto y puede provocar una burbuja en la conducción. Usa las piernas para descolgarte de un lado a otro. Muchos pilotos se dan cuenta que con un poco de polvos de talco sobre el foam se ayuda mucho a realizar los cambios de dirección.
Nota: Si no te sientes cómodo, no te descuelgues. Puede ser una pérdida de tiempo y un esfuerzo intentar hacer algo que no necesitas. Descuélgate pensando en usarlo sólo como una herramienta en la conducción deportiva o cuando empieces a tener problemas tocando las estriberas o el escape de tu moto en el suelo. Usa esta técnica de conducción en circuito. En la carretera puedes practicar a descolgarte y tocar rodilla pero no te animes a ir a la velocidad que puedes llevar tocando rodilla. Si puedes rozar las estriberas de tu moto es que puedes tocar con la rodilla, no hay duda. Simplemente tienes que tumbar más rápido, tomando una línea diferente y ajustando la posición de tu cuerpo encima de la moto.

Para empezar, elige una curva (con buen asfalto, una rotonda o una curva de radio constante, algo no demasiado rápido). Date unas vueltas antes para calentar los neumáticos. Mueve el culo de forma que la mitad de él quede fuera de la moto y la otra en el asiento, pero no te descuelgues demasiado como un idiota o dejarás la moto sin peso en las suspensiones y hará que la moto se vuelva más inestable. Colócate antes de la curva para equilibrar la moto, inclina un poco más en la curva de lo normal. Haz contramanillar más fuerte y rápido para tumbar antes la moto. Es el momento de inclinar tu cuerpo, que se mantiene recto en dirección a la curva. De esta forma, la rodilla se moverá sola de forma más ágil. De repente te sientes como Toni Elías cuando en realidad sólo se ha producido un pequeño movimiento de tu cuerpo sobre la moto. En la curva mantén el gas abierto suavemente, según la moto va inclinándose más, prueba a dirigir la rodilla apuntando al suelo, no hacia la rueda delantera sino hacia el suelo. Si oyes el crugir de la pastilla no te alarmes. No mantengas la rodilla de forma rígida contra el suelo o te sacará de la curva. Si no lo has conseguido la 1ª vez intenta sacar un poco más el cuerpo y vete más rápido la próxima vez. Un consejo es probar a levantar un poco el pie de la estribera haciendo fuerza con la puntera de la bota sobre la estribera. Hay gente que se descuelga como un mono y van parados con la moto completamente recta y aún así disfrutan con ello. Después de todo, tocar rodilla no te hace ir más rápido, sólo te hechas unas risas.

El peso de tu cuerpo juega un papel importante en la dinámica de condución de una moto, y desplazar o descolgarte de la moto puede cambiar el comportamiento completo de la moto, te da más distancia libre al suelo y más agarre delante o detrás. Sí, seguro que es posible ir muy rápido en moto sin moverse en absoluto, pero siempre alcanzarás los límites de tu moto mucho antes. Por ejemplo, cuando vayas a tomar una curva de derechas, saca un poco tu culo hacia el mismo lado antes de que vallas a tumbar. También te puedes ayudar apretando más fuerte la estribera derecha. Una vez en la curva, podrás mantener la moto más alta, porque ha cambiado el centro de gravedad, ofreciéndote mayor distancia libre al suelo. Si te descuelgas y llevas tu cuerpo hacia delante (estilo Haga) darás mayor agarre a la rueda delantera. No hacerlo mucho en curvas lentas de poca velocidad ya que puedes desestabilizar la moto. Puede paracerte estúpido al principio, pero pronto será un hábito más en tu conducción.

Golpe de gas:

Reducir marchas y frenar usando el golpe de gas.

Cambiar las marchas suavemente son uno de los sellos de identidad de un buen piloto. La mayoría de los pilotos pueden reducir marchas y la mayoría de los pilotos saben frenar. El propósito de reducir es poner el motor en un rango apropiado de revoluciones para un futuro cercano, ya sea en la salida de una curva, una subida o un adelantamiento. Incluso cuando frenas para entrar en un curva, necesitas reducir al mismo tiempo. Reducir de forma eficaz es, muchas veces, necesario cuando se está frenando. Por eso, debemos aprender a dar el golpe de gas (revolucionar la moto cuando apretamos el embrague) y ponemos una marcha menos, todo ésto mientras bajamos una marcha en la moto manteniendo la maneta del freno apretado.

Paso 1
El golpe de gas lo que hace es mantener constante la velocidad o el número de revoluciones del motor con la nueva marcha. De esta forma, se consigue que la transición de marchas sea mucho más suave y se eviten, entre otras cosas, los bloqueos de la rueda trasera y apenas notemos la retención al soltar de nuevo el embrague. Los pasos son sencillos pero al principio cuesta un poco hacerlo bien, sobre todo coordinar todos los movimientos. Hay que cerrar el puño del gas completamente y apretar el freno. Recuerda que no es bueno frenar mientras mantienes el acelerador abierto. Por eso, asegúrate siempre de que el puño del gas está totalmente cerrado. Aprieta la maneta del embrague, pero usa sólo dos dedos de la mano izquierda mientras mantienes el dedo anular en la maneta y haces que te sirva como tope. La razón es que no hace falta apretar la maneta del embrague hasta el fondo. Reduce de marcha de una con un movimiento controlado sobre la palanca de marchas, no golpeándola. Da un golpe de gas (revolucionar en vacío el motor) mientras sigues apretando la maneta del freno y el embrague sigue apretado también. Suelta suavemente la maneta del embrague de una forma controlada, en caso de que las revoluciones del motor no coincidan perfectamente a la nueva marcha. Si necesitas reducir 4 marchas para entrar en una curva significa que tienes que apretar y soltar cuatro veces el embrague mientras das cuatro veces un golpe de gas y reduces una marcha.

Paso 2
Pistas para practicar: Soltar la maneta del embrague demasiado rápido o sin ser progresivo es una de las razones por las que la reducción puede resultar demasiado brusca. La otra es que al dar el golpe de gas las revoluciones del motor no llegan a ser lo suficientemente altas como para coincidir con el régimen de la nueva marcha. Ten en cuenta que los pasos de 1 a 5 suceden casi al mismo tiempo cuando se reduce de marchas correctamente.

Paso 3
Frenar y reducir a la vez no es una habilidad difícil. Lo que sí que es una habilidad difícil es reducir el tiempo que lleva hacerlo bien. La mayoría de las motos tienen varios ajustes en el nivel de la maneta del freno, de tal forma que puedes graduarla más cerca o más lejos, donde mejor se sitúe por el tamaño de tu mano y te permita apretarla sin problemas mientras mantienes el control sobre el puño del gas. Hay muchos pilotos que llevan la maneta de freno demasiado lejos y esto hace que pierdan el tacto y la fuerza para reducir y frenar sin problemas al mismo tiempo.

Paso 4
Recuerda que si aprietas y sueltas el embrague bruscamente la reducción será bastante incómoda. Recuerda soltar suavemente el embrague en todo su recorrido hasta el final. Como detalle, si en algún momento no estás seguro si has reducido una o dos veces o simplemente en qué marcha estás, si tienes la costumbre de soltar suavemente el embrague te servirá de comodín para evitar problemas.

Cambiar sin embrague llegando a la zona roja:

Se utiliza esta técnica porque es mas rápido, suena bien y no hace daño a la moto, siempre que sigas el método que a continuación se describe. ¡Ojo! que sólo debes utilizar esta técnica para subir de marchas. Nota: En el mundo de la competición también se utiliza el quick shifter que es un sistema automático para subir de marchas sin necesidad de tocar la palanca de marchas. Cuando estás acelerando entre marchas, en vez de apretar el embrague, suelta el gas y cambia sin embrague. Aprieta el pedal de marchas suavemente mientras sueltas el puño del gas durante una décima de segundo. El corte de gas permitirá que en el motor engrane otra marcha perfectamente, más suave y rápido.

Submenú
Rodadas Flash